El autismo en personas con síndrome de Down no es un autismo típico

febrero 5, 2015administrador fundacion¿Sabías que?, Noticias, RevistaComentarios desactivados en El autismo en personas con síndrome de Down no es un autismo típico

Para nuestros visitantes y lectores de nuestro sitio web, les comparto un reportaje que publico “Down Syndrome Education International” .

Artículo en inglés: Autism in Down syndrome is not typical autism 

Fuente: Down Syndrome Education International

Cada DSE International 1vez más niños con síndrome de Down tienen autismo o trastornos del espectro autista (TEA). Las investigaciones que se están llevando a cabo sobre la prevalencia y las características del autismo y de los trastornos del espectro autista en personas con síndrome de Down proporcionan un diagnóstico cada vez más fiable. Sin embargo, es necesario seguir investigando para comprender mejor este diagnóstico co-ocurrente y encontrar formas eficaces para promover el desarrollo y el aprendizaje.

Resultados de la investigación educativa

La investigación educativa ha indicado que existe un número cada vez mayor de niños con síndrome de Down que tienen autismo o el  trastorno del espectro autista (TEA). El autismo es un desorden complejo y no todos los niños tienen los mismos síntomas o dificultades. [ 1,2] Los niños con autismo se encuentran en el punto más alto de la escala de trastornos del espectro autista.

Varios estudios recientes han presentado diferentes índices de autismo en los niños con síndrome de Down. Esto puede ser debido, probablemente, a los diferentes procedimientos que se han utilizado para el diagnóstico y a la cantidad de niños con los que se han realizado los estudios los cuales  varían de unos a otros. Estas investigaciones sugieren que entre un 16 y  un 19% de los niños con síndrome de Down tiene TEA y que, de entre ellos, un  8-9% tiene autismo, aunque algunos hablan de porcentajes más altos. [ 3]

DS Education International 3El diagnóstico del TEA, realizado por  médicos experimentados mediante evaluaciones estandarizadas, se fundamenta en la presencia de síntomas en tres áreas: la interacción social, la comunicación y las conductas repetitivas. Este diagnóstico resulta más complicado en niños que tienen una discapacidad intelectual ya que existe un riesgo significativo de falsos positivos, es decir, se podría hacer un diagnóstico de autismo erróneo. [ 4,5]

A pesar de que ya no hay duda de que los niños con síndrome de Down pueden tener también TEA, no está claro que el patrón de los síntomas sea el mismo que el de otros niños con TEA. Un estudio reciente llevado a cabo en el Reino Unido que representa la muestra más grande de niños con síndrome de Down y TEA realizado hasta la fecha, (183 participantes) indica precisamente esto. [5 ]Los niños con síndrome de Down y TEA mostraron dentro del campo de las capacidades de comunicación, un menor trastorno en la imitación, el uso de gestos y el juego de imitación social que aquellas personas con TEA que no tenían síndrome de Down. En el campo de la interacción social recíproca, los niños con un diagnóstico dual mostraron menos dificultades para el contacto ocular, la sonrisa social, habilidad para  compartir las alegrías, dar consuelo,  habilidad para demostrar afecto y su  respuesta a los acercamientos sociales de otros niños. Sin embargo, en los patrones restringidos, repetitivos y estereotipados del comportamiento sólo se encontró una diferencia: los niños con síndrome de Down y TEA mostraron una mayor tendencia a las conductas repetitivas (compulsiones) o rutinarias  que los otros niños con TEA. Por lo demás, presentaron los mismos comportamientos que otros niños con autismo.

Los niños con síndrome de Down también pueden mostrar comportamientos asociados a un TEA incluso aunque no lo tengan. Por ejemplo, otro estudio del Reino Unido concluyó  que las compulsiones, la adhesión aparentemente inflexible a rutinas y los intereses restrictivos son tan comunes en niños con síndrome de Down sin TEA como en los que sí lo tienen. [ 6 ] Estos rasgos de comportamiento podrían dar lugar a un diagnóstico erróneo de TEA en algunos niños con síndrome de Down.

Cuando se compara a los niños con síndrome de Down con TEA con los niños que tienen síndrome de Down pero no TEA, es más probable que los niños con un diagnóstico co-ocurrente tengan un retraso cognitivo más grave y presenten más trastornos en el comportamiento. [ 3,4]

¿Cómo están ayudando estos resultados?

Una mejor comprensión de la prevalencia y de las características de TEA y de autismo en los niños con síndrome de Down, está ayudando a las familias y  a los profesionales a reconocerlo y a  diagnosticarlo con una mayor precisión y a reconocer las diferencias entre el autismo en niños con síndrome de Down y el autismo en otros niños con un desarrollo típico.

Las investigaciones sugieren que las conductas repetitivas,  la adhesión inflexible a rutinas y los intereses restrictivos son rasgos comunes del comportamiento en todos los niños con síndrome de Down,  con o  sin TEA, y, por lo tanto, por sí sólos, no son un indicativo de autismo.

Las investigaciones recomiendan que los padres y los médicos utilicen las fortalezas sociales de los niños y sus puntos fuertes como la imitación y los gestos para desarrollar sus habilidades sociales de interacción y comunicación durante los primeros años.

Todavía quedan preguntas sin resolver

Se necesita más investigación para:

  • Encontrar procedimientos de diagnóstico más fiables de autismo en niños con síndrome de Down.
  • Explorar en mayor profundidad el perfil atípico de síntomas en niños que tienen síndrome de Down y TEA para conseguir intervenciones educacionales y de desarrollo más eficaces.
  • Lograr una mejor comprensión del progreso de niños con síndrome de Down y autismo a lo largo del tiempo.

Referencias

  1. Hepburn, S. & Fidler, D. (2013) What autism looks like in a child with Down syndrome: the behavioral phenotype.  Chapter in M. Froehlke, M. & R. Zaoborek.When Down syndrome and autism intersect: a guide to DS-ASD for parents and professionals. Woodbine House.
  2. Buckley, S Autism and Down syndrome (2005) Down Syndrome News and Update 4 (4) 114-120. http://www.down-syndrome.org/updates/341/updates-341.pdf
  3. Warner, G., Moss, J., Smith, P. & Howlin, P. (2014) Autism characteristics and behavioral disturbances in ~500 children with Down’s syndrome in England and Wales. Autism Research 7, 433-441.
  4. DiGuiseppi, C, Hepburn, S, Davis, J, Fidler, D et al (2010) Screening for ASD in children with Down syndrome: Population prevalence and screening test characteristics. Journal of Developmental & Behavioral Pediatrics, 31(3)181-191
  5. Hepburn, S., Philofsky, A., Fidler, D & Rogers, S (2007) Autism symptoms in toddlers with Down syndrome: a descriptive study. Journal of Applied Research in Intellectual Disabilities, 21 (1) 48-57.
  6. Moss, J., Richards, C., Nelson, L. & Oliver, C. (2013) Prevalence of autism spectrum disorder symptomatology and related behavioral characteristics in individuals with Down syndrome. Autism, 17, 390.

Traducción al español realizada por Lucía Fraga Viñas dentro de la iniciativa PerMondo. PerMondo realiza traducciones gratuitas de páginas web y documentos para organizaciones sin ánimo de lucro. Dirigido por la agencia de traducción Mondo Agit.